No mas miedo al odontologo ☺

Hay gente que evita el avión, que no pasa por debajo de las escaleras, huyen de perros y gatos, etc., y en cambio para otros la peor pesadilla es sentarse en un sillón de odontólogo.

Actualmente los niños son los que tienen menos miedo al dentista, los pacientes complicados son los superiores a los cuarenta años.

El significado de los dientes va mas allá que su función en la boca, hablan de la persona, de su forma de vivir, de su pasado, etc. Una dentadura blanca y sana es una excelente carta de presentación y una fuente de seducción, pocas cosas atentan más contra la autoestima que una sonrisa desnuda o una sonrisa que siempre debe ser ocultada.

Dentro de la población el grupo que ofrece más inconvenientes es el superior a cuarenta años, ya que son pacientes que recuerdan experiencias dolorosas, en donde la odontología era más curativa que preventiva y que se utilizaban procedimientos mucho más agresivos y complejos. Actualmente, con escasa edad, se realizan los controles, el técnico se encuentra más cerca del paciente, inculcándole hábitos de higiene, cuidando su dentadura estéticamente, haciendo de la visita al odontólogo algo más natural.

Entendiendo la problemática y a efectos de ratificar aun más el cambio de conducta en sus técnicas, los dentistas utilizamos hoy estrategias tomadas de la psicología, explicando todo lo que le van a realizar al paciente , esto provoca seguridad y confianza.

Para trabajar con el niño aplican tres conceptos “no invadirlo”, salvo situaciones de emergencia; la primera consulta odontológica es únicamente para tomar conocimiento; no utilizar lenguaje asociados a situaciones dolorosas como clavar, pinchar, cortar, etc.

Es verdad que la tecnología ayudó muchísimo para el cambio, pero los odontólogos coinciden que verdaderamente el cambio ocurrió con la modificación de enfoque y la importancia generada y bien entendida de la emocionalidad del paciente.

Actualmente los profesionales son concientes que lo importante es ganar la confianza con el paciente, esto se logra con la honestidad y por ese camino seguirán transitando.

Es de buena práctica concurrir dos veces al año a tu odontólogo.

¡Así que… sienta al odontólogo como su amigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>